Ivette Morales: el “aula virtual” como otro espacio de encuentro y aprendizaje

¡A cualquier hora y desde cualquier lugar! De este modo pudiera resumirse la principal posibilidad que nos brinda Webex, una herramienta para reuniones o encuentros en línea. Aprovechar este servicio, requiere de una computadora o laptop, con audio, cámara web y conexión a internet. A ello habría que sumarle algo no menos importante y que sobrepasa la dimensión tecnológica: un conjunto de habilidades por parte del organizador que le permitan administrar varios recursos que coinciden en una misma pantalla.

Precisamente, ese se convirtió en el reto principal para Ivette Morales Silva, profesora del Departamento de Economía, Administración y Mercadología del ITESO, cuando decidió explorar esta herramienta en busca de nuevas maneras de coincidir y dialogar con sus estudiantes en línea. Y si bien al inicio no se acostumbraba a la convergencia de audio, video, chat y de un escritorio compartido, la propia práctica le ha permitido ganar seguridad y destreza.

Después de más de 25 años de experiencia como docente, Ivette descubre en la red nuevas posibilidades para enriquecer su práctica educativa e incidir en el aprendizaje de sus estudiantes. “Asistir a las sesiones en línea es opcional para mis alumnos, quienes emplean este recurso cuando quieren aclarar sus dudas o recibir mi retroalimentación. Para eso debo estar lista”, explica la profesora Ivette e insiste en la importancia de prepararse y prevenir posibles problemas antes de cada sesión, cuestión que le toma varios minutos. Sin embargo, “lo más importante es animarse a conocer esta herramienta y practicar con ella”, nos dice y nos comparte más acerca de su experiencia y algunas recomendaciones, a través del siguiente video.

Realización: Alexis Boentes Arias

Quienes se animen a utilizarla, ITESO cuenta con licencia para el uso de la comunidad universitaria. Para reservar o solicitar información y asesoría pueden dirigirse con nosotros.

Hasta pronto Lorelí…

“…cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos.
Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna circunstancia.
Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo debe estar libre
de miedo
y de ambición. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo una pregunta.
Es sólo una pregunta que solo se hace un hombre muy viejo.
Te diré cuál es: ¿tiene corazón este camino?”

Esta vez nos apropiamos de palabras escritas por el antropólogo Carlos Castaneda, en su libro Las enseñanzas de Don Juan, para decir hasta luego a una de nuestras cómplices en estas andanzas, aprendizajes, experimentaciones, encuentros y desencuentros en red.

Lorelí decidió apostar por un nuevo camino, un sendero que no sólo la conduce a la Universidad de Granada, en España, sino al conocimiento y la investigación, para entonces intentar responder muchas preguntas relacionadas con la comunicación digital y sus posibilidades de socialización y aprendizaje.

De este modo se cierra un ciclo que comenzó cuando Lorelí aún cursaba sus estudios de licenciatura en Ciencias de la Educación, y se acercó como becaria a la sede del entonces Proyecto de Educación y Tecnologías, ahora Centro de Aprendizaje en Red. Desde entonces y a lo largo de casi nueve años, aumentó su interés y pasión por explorar, acompañar, poner a prueba los recursos en línea y aportarle en este sentido al ámbito educativo del ITESO.

Sobre todo ello, conversó para nuestro blog. Justo en su último día en ITESO, a pocas horas de partir, decidió recorrer con nuestra cámara los sitios más significativos para ella de su universidad, mientras rememoró aquellos primeros años y le agradeció a profesores, compañeros, colegas y amigos la oportunidad de descubrir nuevos horizontes.


No se equivocó Don Juan, el chamán de Sonora protagonista del libro de Castaneda: un camino sin corazón, es un camino perdido. Pero sabemos que el empeño, la paz, la alegría, el amor, el entusiasmo y el anhelo de crecer serán la guía de cada uno de tus pasos y sólo por eso, aunque te extrañemos, te permitimos partir. Eso sí: te queremos de regreso, por ese mismo sendero, a la vuelta de unos pocos años.

Tus compañeros de la Unidad Asesoría en Red

Arturo Motta: la experiencia WhatsApp en la práctica educativa. Otro camino…

Resulta interesante cómo con el desarrollo de la telefonía celular, los aparatos que en un inicio fueron concebidos solamente para llamadas telefónicas, en estos momentos se empleen mucho más como dispositivos para enviar y recibir mensajes de texto, que para la conversación oral.

De este modo, aplicaciones como WhatsApp ganan cada vez más seguidores. El profesor Arturo Motta, del Departamento de Economía, Administración y Mercadología del ITESO, se declara uno de ellos, pues ha sabido aprovechar las potencialidades de la aplicación en su práctica educativa. Motta convirtió un problema –el hecho de que los alumnos se pasaban el tiempo de la clase enviando mensajes a través de WhatsApp– en una excelente oportunidad para favorecer la comunicación y, como horizonte, crear comunidades de aprendizaje. Conozcamos su experiencia.

.
Las tecnologías son moldeables, y los aparatos llegan a ser lo que son gracias al uso o a la función que les conceden determinados grupos sociales, como ha sucedido con los teléfonos celulares. Pero, ¿cuáles son los usos académicos que los estudiantes de educación superior hacen de la tecnología digital? La interrogante se ha convertido en una preocupación no solo para los docentes, sino para investigadores como Eliana Gallardo, Luis Marqués y Mark Bullen, quienes a inicios de este año 2015 publicaron los resultados de una indagación* desarrollada en una universidad pública de Cataluña, España.

La principal manera de recolectar los datos consistió en entrevistas semiestructuradas, con preguntas que se centraron en tratar de identificar cuáles son las tecnologías digitales que los estudiantes utilizan para fines académicos, cómo, por qué y dónde las usan. Fueron 20 alumnos de una facultad en particular quienes participaron en el estudio. Según los resultados, casi todos los estudiantes indicaron que usan con alta frecuencia el ordenador (85%) y los teléfonos inteligentes (80%), mientras que las herramientas en red que reunieron la más alta frecuencia de uso fueron Facebook (25%) y Twitter (20%).

Para la mensajería instantánea, las principales opciones de los alumnos son Facebook y precisamente, WhatsApp. La mayoría de los estudiantes dicen utilizar las redes sociales como medio de comunicación y para la interacción social, pues las características de herramientas como las que acabamos de mencionar permiten la socialización a través de Internet de una manera inmediata y atractiva, al punto de convertirse en una práctica cada vez más recurrente entre los adolescentes y jóvenes.

Los estudiantes emplean WhatsApp para estar en contacto con sus compañeros en tiempo real, mediante una conversación privada de uno a uno o de uno a muchos. Según las respuestas de los entrevistados, el móvil facilita el trabajo interactivo y la colaboración simultánea mediante la creación de grupos.

Aunque los resultados de un estudio desarrollado en una universidad española no se pueden calcar en el panorama mexicano y específicamente del ITESO, pues el aprovechamiento de cualquier tecnología o dispositivo siempre dependerá del contexto y de las características del grupo, sí nos ofrecen pistas interesantes para conocer las principales tendencias en el uso de las herramientas digitales entre estudiantes universitarios. Además, nos alertan sobre las potencialidades de WhatsApp para nuestras prácticas educativas, principalmente por la posibilidad de fomentar la construcción de comunidades en línea, nacidas muchas veces de manera autónoma, es decir, por el interés de sus participantes, y con las cuales se amplía el aprendizaje y los debates más allá de los límites del aula.

En este sentido, también nos complace conocer y compartir con ustedes algunas experiencias que han tenido o tienen lugar en el ITESO, como hemos hecho en esta entrada, las cuales son resultado de la exploración y el deseo de los profesores por encontrar otros caminos para llegar hasta sus estudiantes en ese proceso de aprender y construir juntos.

Te invitamos a aportar a esta conversación, a propósito de tu práctica. ¿Has utilizado el WhatsApp para la interacción con los estudiantes? ¿Qué ventajas o desventajas le encuentras? ¿Qué dirías acerca de compartir datos personales, en este caso el número de celular, para cuestiones académicas? ¿Qué otras aplicaciones propias de la telefonía celular pueden ser adaptadas a los ambientes educativos?

En tu experiencia como aprendiz y estudiante, ¿qué te ha ayudado respecto del uso del uso de medios digitales para comunicarte y aprender? ¿Qué sugerirías?

Comparte con nosotros tu experiencia.

*Fuente: Gallardo, E., Marqués, L. y Bullen, M. (2015). El estudiante en la educación superior: Usos académicos y sociales de la tecnología digital. RUSC. Universities and Knowledge Society Journal, 12 (1). págs. 25-37. doi: http://dx.doi.org/10.7238/rusc.v12i1.2078

Las 100 herramientas más usadas

Jane Hart es la creadora del Centre for Learning & Performance Technologies, un sitio popular por la variedad de recursos que pone a disposición de sus usuarios, entre ellos, enlaces a libros, artículos y presentaciones, un directorio con más de 2 mil herramientas digitales distribuidas en categorías, un blog que se actualiza regularmente y que acaba de recibir un premio por la cantidad de entradas compartidas, así como la posibilidad de asistir a talleres en línea.

Sin embargo, entre los muchos servicios que brinda este espacio en la red, llama la atención el Top 100 de las herramientas para la educación (http://c4lpt.co.uk/top100tools/), una lista que se renueva anualmente luego de consultar los criterios de más de mil profesionales de la enseñanza de unos 60 países de todo el mundo.

impresión_pantalla

En la octava edición del Top 100, presentada el pasado mes de septiembre de 2014, por sexta ocasión consecutiva Twitter se coloca en el primer escaño, seguida por Google Drive (antes Google Docs) y YouTube. Destaca el hecho de que las tres herramientas favorecen la interacción y se pueden acceder en línea a través su sitio web o de aplicaciones para dispositivos móviles.

Las tres primeras

twitter-logoTwitter es una aplicación de microblogging, que permite a sus usuarios enviar y recibir mensajes de hasta 140 caracteres, con la posibilidad de incluir contenido multimedia. En la primera versión del Top 100, en el 2007 y a sólo un año del estreno de la herramienta, ocupó la posición número 43, pero doce meses después se colocó en el número once, para luego quedarse con el primer lugar, desde el 2009 hasta la fecha.

La red social es una de las más populares en el ciberespacio, y se estima que cuenta con más de 500 millones de usuarios, quienes generan unos 65 millones de tweets diariamente, motivo por el que varios especialistas de las redes la han apodado como el SMS de Internet. Pero, ¿dónde radica su utilidad para los procesos de aprendizaje? Le sugerimos revisar los criterios de algunos encuestados para el Top 100:

“Al lado de mi blog, Twitter es mi mejor herramienta de aprendizaje y me permite estar conectado a una red diversa”. Harold Jarche

“Excelente para las conversaciones con otros educadores y compartir ideas”. Chris Kirkland

“Insuperable como una forma rápida de aprender acerca de lo que está pasando en mis campos de interés, y para compartir lo que hago o he encontrado”. Tricia Ransom

“Lo utilizo para promover el aprendizaje autónomo,
fuera de clase”. Jayne WhistanceLogo_of_Google_Drive

Los encuestados también comentaron sobre las cualidades de Google Drive, un servicio para procesar y almacenar archivos, y donde cada usuario cuenta con 15 GB de espacio sin costo. En el 2013 también mereció el segundo puesto del Top 100, tras ocupar el tercero desde el 2010 hasta el 2012. Estas son algunas opiniones:

“La capacidad de crear y compartir carpetas, presentaciones y más, hace de esta herramienta un gran repositorio o portafolio (…)”. Nicole Naditz

“En mis clases de traducción lo uso para compartir sugerencias y correcciones, y para el trabajo en grupos y en parejas también. La colaboración en línea nunca ha sido más fácil”. Shakir Ahmad

“Permite la creación de contenidos, la accesibilidad y el intercambio entre los estudiantes”. Shannon Bosley

El hecho de que YouTube estuviera entre las herramientas más aprovechadas, no asombra a nadie, pues resulta una práctica habitual que maestros y estudiantes recurran a este sitio de intercambio de videos no sólo para ver, sino para compartir y comentar las producciones audiovisuales. Se ha mantenido en el tercer escalón durante los años 2009, 2013 y 2014; también ha sido el segundo más votado de 2010 a 2012, y su peor resultado fue en el 2007, cuando mereció el lugar 22, pero en esa etapa daba sus primeros pasos.

De esta manera comentan sus usuarios:

“Me encanta la inmediatez y la rapidez con que las cosas nuevas se pueden compartir”. Justine Poldevin

you_tube“Encuentro interesantes videos de instrucción, además de un montón de cosas divertidas que utilizo para iniciar las clases y ganar la atención del estudiante.” Sarah Davis

“Me brinda la capacidad de crear rápidamente una pequeña pieza de aprendizaje, y luego distribuirla a miles de personas instantáneamente. Es ideal para piezas rápidas de instrucción. Suelo integrar los videos de YouTube y TeacherTube en wikis y blogs todo el tiempo”. Karl Kapp

De acuerdo con los responsables del Top 100 del Centre for Learning & Performance Technologies, los que más han ganado en popularidad son Power Point y LinkedIn, y contrario a lo que muchos pronosticaban, Google+ no logró ubicarse entre los primeros. Este año se incluyen 16 nuevas herramientas, y la nueva entrada más alta (puesto 46) es PowToon, diseñada para crear videos animados.

Esta lista nos sugiere pensar en cuáles herramientas de las presentadas por el equipo de Jane Hart, son las que más empleamos en nuestras prácticas como aprendices, estudiantes y docentes, así como para aventurarnos a explorar las que aún no conocemos. También abre un interesante debate sobre el rol de los usuarios en el éxito o no de una tecnología, pues su creador la diseña, pero somos nosotros quienes, de acuerdo con nuestro contexto cultural y social, y con nuestras necesidades de uso, las moldeamos y contribuimos a posicionarlas.

Comparte con nosotros acerca de tu experiencia: ¿Aprovechas las tres herramientas más populares, de acuerdo con el Top 100? ¿Cómo lo haces? ¿Cuáles prácticas o herramientas en red te gustaría explorar? ¿Qué te llama la atención de la lista de herramientas? ¿Sugerirías algunas otras?

Recuerda que somos un espacio abierto al diálogo.

*Te invitamos a visitar Mediateca e Infoteca,  donde compartimos enlaces a recursos y herramientas de interés.

Gabriela Calderón: participación y colaboración en red

Las experiencias de aprovechamiento de los ambientes red en las propuestas educativas del ITESO han sido diversas, a través de la exploración de herramientas, plataformas y aplicaciones, así como del desarrollo de prácticas asociadas a ellas para la coordinación, la colaboración y el trabajo en equipo, entre otras situaciones.

En esta oportunidad, nos acercamos con nuestra cámara a la Mtra. Gabriela Calderón Avella, profesora del Departamento de Economía, Administración y Mercadología (DEAM) en el ITESO, con el propósito de conocer acerca de su experiencia al favorecer escenarios de colaboración entre estudiantes. Cada semestre, como parte de la asignatura Mercadotecnia Emocional, convoca a un proyecto grupal que se coordina y desarrolla a través de Moodle, e implica la colaboración en red de estudiantes de distintas carreras para atender una necesidad real de algún grupo o empresa.

Te invitamos a conocer su testimonio.

 

Cada vez son más quienes, como la profesora Gaby Calderón, deciden sumarse a la experiencia de aprovechar los recursos de la red en espacios y situaciones diversas. En el caso de la práctica educativa, su incorporación ha dado lugar a un incremento de las posibilidades para experimentar y aprender, según expone el investigador Daniel Cassany, docente de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona.

En su libro En_línea, leer y escribir en la red*, el mencionado autor señala que en estos momentos muchos centros educacionales recurren a los entornos virtuales, con herramientas como Blackboard, Claroline y Moodle, una de las más populares en Estados Unidos, España y varias naciones de América Latina, de acuerdo con el número de licencias.

Si bien la introducción de las herramientas tecnológicas y del uso de internet en las universidades u otros centros educativos no ha estado exenta de críticas y escepticismos, en realidad “la tecnología no es buena ni mala, sino que depende de cómo se use” (p. 252)*, señala Cassany, quien propone además varias modalidades de utilización de plataformas como las mencionadas anteriormente:

Fuente: “Cuadro 50. Modalidades de enseñanza”, en: Daniel Cassany, Op. Cit.

Fuente: “Cuadro 50. Modalidades de enseñanza”, en: Daniel Cassany, En_línea. Leer y escribir en la red, p. 253*.

“En mi experiencia – dice el investigador y académico español – una plataforma bien organizada y administrada, que ceda al aprendiz parte de la iniciativa y que ofrezca tareas abiertas, incrementa de manera notable la calidad y la variedad de la enseñanza. La formación es más rica, participativa y motivadora (…)” (p.253-254*), agrega.

A partir de las categorías señaladas por Cassany, ¿qué usos identificas en tu práctica con el apoyo de herramientas tecnológicas, como Moodle? ¿Qué otras herramientas y espacios en red utilizas para lograr la formación “más rica, participativa y motivadora” propuesta por el autor? ¿Qué te gustaría experimentar o aprender, o bien qué problemas y limitantes has encontrado? ¿Cómo intencionar la autonomía de las y los estudiantes en el proceso de aprendizaje?

Atrévete a compartir tu punto de vista en este espacio para aprender juntos.

*Fuente: Cassany, D. (2012). En_línea: Leer y escribir en la red. Barcelona: Anagrama.

María Peña: el reto de diseñar estrategias para el encuentro en red

A modo de inauguración de este nuevo espacio y como parte de la sección “Testimonios”, ponemos a su disposición un diálogo que sostuvimos con la Doctora en Filosofía de la Educación María Peña Gutiérrez, del Departamento de Educación y Valores del ITESO.

En dos momentos, nos habla de las herramientas tecnológicas como complemento en el proceso educativo, y evoca sus inicios en el uso de la plataforma Moodle. Asimismo, nos comenta acerca del reto que supone diseñar estrategias de encuentro y despertar en los alumnos el interés por el aprendizaje colaborativo. Por último, nos invita a considerar el futuro de la universidad.

Este es nuestro inicio. Esperamos que mueva a la reflexión y que logre motivar a otros a compartir sus experiencias. ¡Bienvenidos y bienvenidas, esperamos sus comentarios!

Parte 1

Parte 2

Realización: Alexis Boentes Arias