Hasta pronto Lorelí…

“…cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos.
Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna circunstancia.
Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo debe estar libre
de miedo
y de ambición. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo una pregunta.
Es sólo una pregunta que solo se hace un hombre muy viejo.
Te diré cuál es: ¿tiene corazón este camino?”

Esta vez nos apropiamos de palabras escritas por el antropólogo Carlos Castaneda, en su libro Las enseñanzas de Don Juan, para decir hasta luego a una de nuestras cómplices en estas andanzas, aprendizajes, experimentaciones, encuentros y desencuentros en red.

Lorelí decidió apostar por un nuevo camino, un sendero que no sólo la conduce a la Universidad de Granada, en España, sino al conocimiento y la investigación, para entonces intentar responder muchas preguntas relacionadas con la comunicación digital y sus posibilidades de socialización y aprendizaje.

De este modo se cierra un ciclo que comenzó cuando Lorelí aún cursaba sus estudios de licenciatura en Ciencias de la Educación, y se acercó como becaria a la sede del entonces Proyecto de Educación y Tecnologías, ahora Centro de Aprendizaje en Red. Desde entonces y a lo largo de casi nueve años, aumentó su interés y pasión por explorar, acompañar, poner a prueba los recursos en línea y aportarle en este sentido al ámbito educativo del ITESO.

Sobre todo ello, conversó para nuestro blog. Justo en su último día en ITESO, a pocas horas de partir, decidió recorrer con nuestra cámara los sitios más significativos para ella de su universidad, mientras rememoró aquellos primeros años y le agradeció a profesores, compañeros, colegas y amigos la oportunidad de descubrir nuevos horizontes.


No se equivocó Don Juan, el chamán de Sonora protagonista del libro de Castaneda: un camino sin corazón, es un camino perdido. Pero sabemos que el empeño, la paz, la alegría, el amor, el entusiasmo y el anhelo de crecer serán la guía de cada uno de tus pasos y sólo por eso, aunque te extrañemos, te permitimos partir. Eso sí: te queremos de regreso, por ese mismo sendero, a la vuelta de unos pocos años.

Tus compañeros de la Unidad Asesoría en Red